(+598) 2291 5197 - 2293 9251 ecopet@ecopet.com.uy

ECOPET reciclaje de plásticos

Uruguay es el único país del mundo que tiene una planta capaz de reciclar el 100% de las bote­llas de plástico PET que cada año se introducen en su mercado. Sin embargo, según hablamos con Pablo Luis, el Gerente de la planta de ECOPET “circulan unas 900 toneladas de botellas por mes en Uruguay y ECOPET está procesando sólo 150 toneladas, ¿dónde está el resto?”. En vertederos, basurales u océanos. Por ello es necesario de forma urgente concientizar nuestros consumos.

¿Cómo nace ECOPET?
Cristalerías del Uruguay, una empresa de 110 años en el mercado, producía botellas de vidrio. A mediados de los 90 empieza el boom de la bote­lla de plástico, por lo que redujo sus producciones de vidrio, dejando una mínima cantidad y surgió ­CRISTALPET, que empezó a fabricar bote­llas de PET. A su vez nace ECOPET, bajo la consigna de que si yo fabrico botellas de plástico me tengo que responsabilizar de que estas vuelvan para reciclarlas y fabricar más botellas. Un dato muy importante es que el PET es eternamente reciclable, es un material que tiene todas las condiciones para contener líquidos como el agua, tan preciada y sana para la vida humana.

¿Por qué no se reciclan todas las botellas?
Antes, el que tenía almacén tenía un depósito de botellas de vidrio llenas y había que tener otro para las botellas vacías: las retornables. Cuando apareció la botella no retornable el problema del espacio y la logística se acabó, ya que no había que recibir la vacía. Como la botella PET también es reciclable se pensó que alguien se iba a encargar de la recolección, pero esa empresa no apareció nunca… ni en Uruguay, ni en Brasil, ni en Alemania, ni en Japón. El proceso quedó incompleto y eso produjo un gran problema. Uruguay fue el pionero mundial en fun­dar una planta de reciclaje de plásticos PET con este fin.
A principios de los 2000 CRISTALPET fabricaba 600 toneladas de botellas y se recolectaban 300 toneladas. En 2002 se decreta la Ley de Envases, que prohibe a las empresas privadas levantar la basura de las calles determinado que solo pueden hacerlo las Intendencias. ECOPET tuvo que retirar sus contenedores de las calles.

¿Qué sucedió desde entonces?
Hoy se fabrican 900 toneladas de PET men­suales, que equivale a 35 millones de botellas de 600 cc que consumimos en Uruguay. De esa cantidad solamente se reciclan 150. Hay 750 toneladas mensuales perdidas desde hace más de 20 años, aún teniendo orgullosamente una planta que podría reciclar el 100% de lo que produce. Nos falta que vuelvan las botellas… con esto evitaríamos el uso del petróleo o andar comprándole resina a oriente y tendríamos el circuito cerrado dentro de nuestro país.
Mucha gente, por no conocer los procesos, nos dice que no quiere saber nada con el plástico. La realidad es que el agua y el detergente que se utiliza para lavar una botella de vidrio contamina más que todo el proceso de reciclar una botella plástica.

¿Cómo enfrenta ECOPET estos problemas?
El propósito de nuestra dirección es trabajar y cultivar el tema de la educación. Hace poco más de un año que lo comenzamos y se ven los frutos, comienzan a aparecer más botellas o más gente preocupada por donde depositarlas.
Estamos dando charlas en escuelas y colegios para sensibilizar, fundamentalmente a los niños, que lo llevan a la familia. Ellos cuentan en sus casas que una vez por semana va a ir en la mochila una bolsa con botellitas apretadas y que éstas van a tener un lugar feliz porque van a llegar a ECOPET.
Nuestra fábrica en Pando está abierta para visitas escolares… han venido de Flores, Colonia y Montevideo. Allí mostramos a los niños cómo la botella entra en la máquina donde se va moliendo y queda en escamas de 10 mm2 y eso va a otra planta donde se hace la resina, que son como unas bolitas de espuma plast, para que después vaya donde se hace una botella nueva. Es un proceso productivo muy amplio. También el niño empieza a entender que el PET es un derivado del petróleo y que en algún momento se va a acabar. Su botella es muy importante si tenemos la conciencia de ponerla en el lugar indicado.
Hay colegios privados que juntan kilos y kilos porque se le explicó a padres y niños. Nosotros pagamos esas botellas y el dinero que recaudan es donado a diferentes causas. Para escuelas de contextos más carenciados, es una oportunidad para recaudar un dinero para la escuela misma.

Sobre la recolección…
Actualmente estamos haciendo un piloto con la Intendencia de Canelones que consiste en que todos los miércoles los ciudadanos sacan al contenedor solamente los deshechos reciclables y por suerte está funcionando. En Colonia hay una acción privada llamada Panda con los que hicimos el convenio de comprar todo lo que recolecten, con ese dinero ellos mantienen su fundación. A algunos ex operarios de la fabrica Fanapel, que cerró, los ayudamos a conseguir una prensa compactadora y actualmente nos entregan cerca de 2 toneladas men­suales de botellas. Estamos tratando de incentivar el reciclado, generando convenios para comprar botellas, nunca vamos a decir que no hay lugar o plata, es un compromiso de la dirección.
Contamos con varios emprendimientos privados, algunos grandes, otros familiares. Muchas iniciativas se están convirtiendo en cooperativas, generando sueldos fijos ya que, cuanto más jun­ten, más van a ganar y eso despierta el interés. El PET es dinero. Es un trabajo formal ya que pedimos que se abran una una sociedad y les pagamos un plus para que lo puedan sostener, hacemos un circuito de pagos todos los viernes para pagar a estos pequeños trabajos que van surgiendo. Los avances se va logrando despacio, pero la idea es poder alcanzar buenas metas a un futuro medio.

¿Cómo ser un punto de recolección?
Estamos intentando generar estos lugares en Maldonado, así que lanzamos una convocatoria a todos aquellas instituciones interesadas en ser “puntos verdes”. Por nuestra parte nos comprometemos a brindar los medios para que puedan colocar las botellas y después levantarlas y llevarlas a la planta. Por supuesto si hay que dar una charla y explicar estamos a las órdenes, ya que en algunos lugares como campos recreativos o clubes tal vez sea interesante. De esta forma podemos contribuir a mejorar el problema de los plásticos en el océano y en todas partes.

Con gusto atenderemos sus inquietudes:
2291 51 97 / 2293 91 51 o al correo:
pluis@ecopet.com.uy

Fuente: Guía en Movimiento.
https://guiaenmovimiento.uy/ecopet-reciclaje-de-plasticos/

Contador de visitas: 511